miércoles, 1 de agosto de 2012

EL RINOCERONTE: Cuero de dos pulgadas de espesor, El verdadero secreto del Éxito, Carga con un único propósito fijo,

Cuero de dos pulgadas de espesor


Afortunadamente para ti, tienes esa coraza de Rinoceronte de dos pulgadas de espesor, porque con tu cargante actitud de malditos torpedos, ocasionalmente te alcanzará alguno que otro torpedo. No te preocupes. Eres un Rinoceronte. Tu cuero es tan grueso que casi no sientes. Quizás de vez en cuando te quiten un poco de respiración, pero rápidamente estás de pie cargando nuevamente y más bravo que el diablo.

Si señor, eres un Rinoceronte y puedes aguantar la adversidad.

Casi te deleitas en soportar puñetazos pues sabes que eso es lo que te fortalece más aun. Cuanto más crezcas como Rinoceronte mayores serán los torpedos que te disparen. Eso esta muy bien. Eres un gran Rinoceronte de dura piel, feroz y de fuerte carga y los torpedos se agotaran antes de que pienses siquiera en volver a ser una vieja vaca perezosa en el pastaje.
Sigue embistiendo!
El verdadero secreto del Éxito
Antes de descubrir el éxito yo andaba confundido. Tenía y aún tengo un escaparate lleno de libros que prometían los secretos del éxito. Uno de los libros decía que el secreto consiste en escribir nuestras metas. Otros decían que nos debíamos “vestir para el éxito”. Otros nos aconsejaban ganar amigos e influenciar a los animales.
Unos pregonaban deshacerse de los malos hábitos. Pues bien, yo tenía e hice todas esas cosas y nada lograba.
Peor aún, terminé como empleado de un millonario de 30 años de edad que jamás había escrito sus metas y vestía como un gran muchacho descuidado. Usaba el más sucio lenguaje que jamás había oído y no era ni mucho menos abstemio.
Pero, ¿saben ustedes lo que era él?
Era un cargante Rinoceronte de tiempo completo. Desde ese momento en que yo conocí esta tendencia en él, sin falta he hallado eso mismo en cuanta persona de éxito he conocido. Ahora si creo firmemente que si uno es Rinoceronte casi asegurado el éxito ¡sigue a la carga!
Carga con un único propósito fijo
El Rinoceronte carga con un único propósito. Todas tus energías se deben dirigir hacia la consecución de tu único ardiente deseo. La razón por la cual eres tan peligroso es porque una vez que arrancas en tu carga hacia un objetivo nada puede distraerte. Nunca arremetes contra dos fines a la vez.
Primero te concentras en lograr tu primer objetivo y luego te lanzas a la carga a la próxima meta.
Jamás debes dispersar tus esfuerzos. Un lente de aumento jamás hará arder algo si no se fija en un solo sitio continuamente y durante determinado lapso de tiempo. Si se mueve el lente de un sitio para otro no se logra calentar algo, y mucho menos comenzar un fuego. Debes entender este principio del lente de aumento y aplicarlo a tu vida diaria. Sigue cargando a pesar de las dificultades pues nunca se sabe cuando brotará la llama. Podrá ser mañana o quizás el mes entrante, pero debes saber que si concentras tus energías pronto tendrás una rugiente llamarada. Luego puedes continuar y comenzar tu próxima hoguera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario