viernes, 5 de octubre de 2012

¿ PRESTAMOS LA ATENCIÓN CORRECTA A NUESTRA ALIMENTACIÓN?

La obesidad: Es la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, hipertrofia general del tejido adiposo. Es un factor de riesgo conocido para enfermedades crónicas como: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, ictus y algunas formas de cáncer. La evidencia sugiere que se trata de una enfermedad con origen multifactorial: genético, ambiental, psicológico entre otros.
La obesidad comúnmente comienza en la infancia entre las edades de 5 a 6 años y durante la adolescencia. Los estudios han demostrado que el niño que es obeso entre las edades de 10 a 13 años tiene un 80 porciento de probabilidad de convertirse en un adulto obeso.
Las causas de la obesidad incluyen factores genéticos, biológicos, del comportamiento y culturales. Básicamente la obesidad ocurre cuando una persona come más calorías que las que el cuerpo quema. Si un padre es obeso, hay un 50 porciento de probabilidad de que los niños sean también obesos. Sin embargo, cuando ambos padres son obesos, los niños tienen un 80 porciento de probabilidad de ser obesos. Aunque algunos desórdenes médicos pueden causar la obesidad, menos del 1 porciento de todos los casos de obesidad son causados por problemas físicos.
Podemos establecer un índice de obesidad, definido como la relación entre peso real y teórico.
Hay dos tipos de obesidad:
1) Obesidad exógena: causada por una alimentación excesiva.
2) Obesidad endógena: causada por alteraciones metabólicas.
No obstante, los adipositos están aumentados de tamaño por acción de los ácidos grasos libres que penetran a éstos y, por medio de un proceso de esterificación, se convierten de nuevo en triglicéridos. Éstos antes han sido el resultado de la activación de VLDL circulantes en la absorción de ácidos grasos.
Es una enfermedad en cuya génesis están implicados factores, muchos de los cuales todavía no se conocen muy bien. Los genes, el ambiente, el sedentarismo son condicionantes básicos que están implicados en la génesis de la obesidad así como los producidos por medicamentos o por distintas enfermedades.
El Síndrome de Prader-Willi (SPW) sería otra causa, en este caso, una combinación exógena y endógena.
 
El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)  maneja una herramienta llamada el Plato del Bien Comer, que es un  plan ideado para nutrir por igual a todos los grupos de edad y está al alcance de las familias.
 
 
 
Dicha herramienta, explicó, está conformada por tres grupos: el verde, integrado por frutas y verduras, aporta grandes cantidades de fibras, antioxidantes, vitaminas, minerales y nutrientes y pocas calorías, por lo que se debe consumir en abundancia. Este grupo, dijo, tiene efectos de protección ante padecimientos crónicos como diabetes, cáncer e hipertensión.
Añadió que en cantidades moderadas, la sección amarilla o naranja que incluye tubérculos y cereales es importante debido a la fibra y energía que distribuye en el organismo para su funcionamiento, explicó.
Y la tercera y última agrupación, roja, está compuesta por productos de origen animal como huevo, pollo, pescado, res, cerdo y mariscos, debe ser consumido en porciones pequeñas para evitar el exceso de grasas saturadas; sin embargo, aclaró que las leguminosas (haba, frijol y lenteja), que también forman parte de esta selección, proporciona las mismas proteínas sin la grasa que contienen los productos de origen animal.
De igual manera se ha concluido consumir bebidas recomendadas en la Jarra del Buen Beber como agua simple potable y leche.

 
 


La obesidad es una enfermedad progresiva y crónica que sin atenderse oportunamente puede poner en riesgo la vida. Cuando se padece, acude cuanto antes, ya sea con el médico familiar o con personal de salud especializado en nutrición y psicología.
La obesidad no es exclusivamente un problema de apariencia física, sino una enfermedad que ocasiona otros trastornos de salud, tales como la diabetes mellitus tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, males que a su vez afectan a diversos órganos del cuerpo, provocando muchas de las veces muerte prematura o invalidez.
Esta enfermedad se puede prevenir o solucionar si tomamos las medidas preventivas o de tratamiento oportunas y adecuadas. Entre ellas destaca, en primer lugar, una dieta correcta, como ya estudiamos antes, así como la actividad física, que debe realizarse por lo menos 30 minutos cada día.
 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario